Volver a: Inicio > Los Trasplantes > La Ciencia del Transplante

Familia

Actualizado el 14 de junio del 2016

  La disposición de someterse a un trasplante es decisión autónoma del individuo enfermo. No obstante, según nuestra ley, si el paciente es menor de edad, debe contar con la autorización firmada de sus representantes tutelares. Para ello, tanto la familia como el paciente, deben ser informados sobre los riesgos y beneficios de la intervención, tras lo cual, el paciente o sus representantes, firman un documento corroborando su Consentimiento Informado. Si el paciente o su representante deciden no someterse a la intervención quirúrgica, están en la libertad de hacerlo, pues se vela siempre por la autonomía del individuo.

  El Artículo 6 de la Ley sobre trasplante de órganos y materiales anatómicos en seres humanos, vigente hasta la fecha, estipula que “Los médicos a cuyo cargo esté la operación de trasplante, informarán suficientemente al receptor, del riesgo que implique la operación y de sus secuelas. Deberá constar por escrito el consentimiento del receptor o en su defecto, el de sus familiares o representantes legales y a falta de éstos, o si no pudieran prestarlo, el de las personas que convivan con el receptor. Si los interesados no supieran o no pudieren firmar, así se hará constar delante de dos (2) testigos”.

  La mayoría de las veces, la familia juega un papel protagónico en el tratamiento y recuperación de los pacientes proclives a trasplantes. Cuando el paciente en lista de espera es un menor de edad, sus padres ven socavadas sus rutinas habituales, para prestar la debida atención y cuidado a su hijo enfermo; este es un caso en donde se deja evidencia del verdadero compromiso y el profundo impacto que puede vivir una familia que se ve envuelta en enfermedades cuya única respuesta terapéutica es el trasplante.

 Sin embargo, recordemos que cuando una persona es mayor de edad y cuenta con todas sus capacidades mentales, es completamente apto para tomar las decisiones que impacten su vida, su salud y su integridad. El médico tratante siempre está en el deber de informarle al paciente acerca de todas las implicaciones, tanto de la enfermedad, como las del trasplante, ofreciendo suficientes argumentos al paciente para propiciar un discernimiento que origine la decisión del mismo.

subir volver Solicitar mas informacion
Materializa tu Aporte
Donante Voluntario
Corre la Voz
Voluntariado
Movidagrafica: Agencia de Marketing en Colombia | Branding y Mercadeo en Caracas | Marketing Agency in Bogota